CBD para el apetito. ¿Puede el CBD darte hambre?

Nuestro cuerpo necesita alimento para poder funcionar correctamente. Si no se come bien, entonces no tendremos la energía suficiente para realizar nuestras tareas cotidianas.

Comer, para algunos, es una tortura, pues no sienten apetito de forma habitual, olvidan cuáles son las horas de comer y no se alimentan correctamente; por consecuente, su cuerpo no recibe el combustible que necesita para comer bien, lo que puede incluso conllevar a problemas de salud.

En el presente artículo hablaremos sobre el CBD, o cannabidiol, y si generar un cambio positivo en los hábitos alimenticios de las personas.

¿Cómo funciona el apetito?

Hay que, primero, diferenciar entre el hambre y el apetito. El hambre ese instinto de supervivencia, que le avisa al cuerpo que necesita el combustible adecuado para funcionar, en este caso la comida. El apetito, en cambio, es el deseo de satisfacer una necesidad corporal, en este caso la comida; regulando nuestros gustos y preferencias por la comida.

Así pues, una persona con problemas de apetito, puede tener hambre y no sentir deseos de comer; o puede no tener hambre, pero sí deseos de comer; incluso puede tener hambre pero, en vez de proporcionarle a su cuerpo alimentos nutritivos, prefiere consumir golosinas.

En este contexto, vale la pena preguntarse si el CBD puede tener efectos positivos en la regulación del apetito. Nos enfocaremos especialmente en si puede ser beneficioso para aquellas personas que no sienten deseos de comer.

Tintura Premium Las Nubes 250-1000 mg/30ml

– 250, 500 o 1000 mg CBD por la botella. Sabor Lemongrass
– La fórmula es creada a partir de Fitocannabinoides ricos en CBD con 0.0% THC
– Cáñamo cultivado y extraído en EE.UU.
– Extracción CO2 supercrítico
– Uso sugerido: ½ a 1 gotero diario suministrado bajo la lengua (sublingual) para su mayor biodisponibilidad y resultados.

Envíos gratuitos en todo México en compras superiores a $650 pesos.

CBD para el apetito 

Los estudios que se han realizado sobre la influencia del CBD en el apetito nos dicen que este el compuesto parece influir de forma directa en mecanismos biológicos como el estado de ánimo y el apetito. De manera que podría estimular el apetito, gracias a su influencia sobre los receptores de serotonina.

Aunque, en algunas personas, el estado de relajación que les produce el consumo de aceite de CBD redujo su apetito, mayormente ayudó a aumentarlo. De manera que su consumo podría ser de utilidad para aquellos que tienen problemas con el apetito, sin sentir deseos de comer.

¿Puede el CBD darte hambre?

El CBD, en muchos casos, puede estimular el apetito; es decir, puede estimular el deseo de comer. Pero, en caso de que se tengan problemas con el apetito, se recomienda que, además de utilizar aceite rico en Cannabidiol, se opte por hábitos saludables.

Entre los hábitos saludables se cuenta una rutina de ejercicio, un sueño sano, horas específicas para comer y horarios que permitan al cuerpo adaptarse.

¿Cómo consumir CBD para aumentar el apetito?

Para aumentar el apetito, puedes consumir una pequeña cantidad de CBD (una o dos gotas) poco antes de cada comida (manteniendo horarios fijos para comer). De esta forma, el CBD tendrá tiempo de hacer efecto, generando la sensación de apetito para que, cuando llegue la hora de comer, sientas deseos de hacerlo.

Es recomendable que, en caso de tener problemas graves de apetito, visites a un especialista que pueda asesorarte sobre las opciones más pertinentes para tu caso en particular. También es necesario aclarar que el consumo en exceso de CBD puede ser dañino para tu salud.

Esperamos que el artículo aclare tus dudas sobre los efectos del CBD en el apetito.

Desde hace muchos años he tenido problemas de sueño. Solía despertarme en la noche y no podía hacer nada. Ahora tomo entre 3 y 5 gotas de aceite de CBD antes de irme a la cama y duermo bien.

¡Este bálsamo con CBD es mi preferido! Lo uso para el síndrome de la pierna inquieta que me volvía loca. Después de una semana de aplicación, descubrí que mis piernas volvieron a la normalidad.